RSS feed for this section

Archive | Intercambio de idiomas

Cómo hablar mejor un idioma y hacer que sea divertido (Invitada: Katie Harris)

 

Siempre se dice que para hablar bien un idioma no deberías aprenderlo, sino vivirlo. 

Y tiene mucho sentido. La mayoría de nosotros queremos hablar otro idioma para poder comunicarnos con gente real en la vida real, no simplemente para largar una lista de vocabulario de la cocina que hemos memorizado durante dos semanas.

Aprender un idioma tiene que ver con listas de palabras y tablas de verbos. Vivir un idioma va de personas y experiencias.

Aprender haciendo

Imagina que estás desayunando con tu compañero italiano de intercambio. Señalas su taza y en un italiano con acento extranjero dices “come si dice?”. Tu compañero dice, “tazza”, despacio y claramente. Tú lo repites y él o ella te da feedback, te corrige tu pronunciación, “tazza”. Lo repites en tu cabeza varias veces, “tazza, tazza,…”, y luego lo intentas usar en una conversación con tu compañero de intercambio, que te ayuda si te quedas atascado; “tazza”.

Compara esta forma de aprender con la manera tradicional: memorizar una lista de vocabulario de utensilios de cocina que tu profesor/a te dio. Aprender un idioma de esta manera es como tocar la guitarra con una partitura. Las dos cosas están relacionadas, pero a no ser que realmente cojas la guitarra y la toques, jamás aprenderás a tocarla.

El problema de las clases de idiomas

He probado métodos tradicionales de aprendizaje de idiomas durante varios años sin éxito alguno. La mayoría lo hemos hecho, ya que suele ser la forma en que se enseñan en el colegio. Estudié alemán durante cinco años e italiano durante dos, y ni siquiera era capaz de mantener una conversación en ninguno de ellos. Los idiomas me parecían confusos y aburridos. Estaba desmotivada y pensaba que no era “buena para los idiomas”, y nunca hacía los deberes.

Siete años más tarde puedo decir que los idiomas han conquistado mi vida: actualmente estoy aprendiendo mi quinto idioma y no tengo pensado parar.

¿Qué fue lo que cambió?

Aprender a través de la gente

Mi verdadero aprendizaje de idiomas comenzó cuando conocí a mi compañero de intercambio. Frustrada por mi falta de progreso, me apunté a un intercambio de inglés-italiano. Fue la primera vez que intenté poner una palabra detrás de otra para comunicarme con un italiano nativo. Fue complicado y extremadamente incómodo para ambos. Nos costó mucho comunicarnos y hubo muchas meteduras de pata culturales.

Pero seguimos intentándolo con nuestras sesiones semanales y, cuando nos fuimos a dar cuenta, ya formábamos parte de la vida del otro. Íbamos al pub juntos y conocíamos a los amigos del otro. De repente, aprender un idioma era parte de mi vida social: hablaba con italianos nativos en situaciones reales, no en el ambiente prefabricado de un aula. Molaba mucho y estaba muy emocionada. Y así comencé a progresar. Despacio y, a veces, incómodamente. Pero hice más progreso así que en siete años de estudio formal en el aula.

Resulta que estaba confusa y aburrida en el instituto porque había estado estudiando idiomas en una burbuja académica desconectada de todo lo bueno que tiene aprender idiomas: conectar con gente real y explorar nuevas culturas. Aprender un idioma no implicaba memorizar listas de vocabulario, sino de establecer relaciones con otras personas. Por fin había aprendido a vivir una lengua, y era un placer, no una tarea.

Aprender un idioma no implica memorizar vocabulario, sino establecer relaciones con personas. Click Para Twittear

Encuentra alguien con quien hablar

La mayoría de la gente piensa que deberían esperar a tener un dominio del idioma antes de empezar a comunicarse en la vida real. Yo pienso todo lo contrario: nunca dominarás un idioma hasta que empieces a usarlo en la vida real.

Nunca dominarás un idioma hasta que empieces a usarlo en la vida real. Click Para Twittear

Mucho de lo que aprendemos lo aprendemos haciendo. Si queremos mejorar nuestras habilidades culinarias, cocinamos más. Si queremos ser mejores corredores, corremos más. Así que si queremos ser mejores comunicándonos en una lengua extranjera, obviamente, debemos comunicar más.

El primer paso es tirarnos a la piscina y empezar a conectar con hablantes nativos. Es la parte más difícil, ya que nuestro instinto natural es posponerlo hasta que nos sintamos preparados. ¡Pero ese día nunca llegará! El secreto es empezar antes de sentirnos preparados.

El intercambio de idiomas es una buena forma de comenzar: normalmente los dos estáis en la misma situación y la mayoría de la gente piensa de forma similar, son amistosos y comprensivos. Además, debido a que los intercambios de idiomas están basados en la relación entre iguales, no entre un profesor y un alumno, es más fácil desarrollar una buena relación y crear las oportunidades para utilizar la lengua en un contexto social. En otras palabras, es más fácil vivir el idioma.

Con una comunidad online cada vez mayor de aprendices de idiomas, no ha existido un mejor momento para conectar con hablantes nativos. Dicho esto, pienso que no hay mejor alternativa para entablar una amistad que el contacto real cara a cara, siempre que tengas la oportunidad.

No siempre funcionará perfectamente. Si eres como yo, probablemente se te coma la lengua el gato y te sientas raro/a, sobre todo al principio. O puede que conozcas a alguien con quien no desarrolles una buena relación. Estos problemas pueden superarse fácilmente perseverando. Sigue intentándolo y pronto encontrarás personas y situaciones con las que te sientas cómodo/a.

Estudiar un idioma tiene sus límites. Si quieres utilizar el idioma para comunicar con gente real, es hora de lanzarte, salir del aula y sumergirte en el mundo real. Comienza a hablar, a olvidar cosas, a cometer fallos, a reír. Pero sobre todo, empieza a conectar con hablantes nativos. Ellos son el motivo principal por el que empezaste a aprender un idioma en primer lugar.

Habla, olvida, ríe y comete fallos. Pero sobre todo, conecta con hablantes nativos. Click Para Twittear


Author

Katie es profesora, blogger y yonki de los idiomas. En su misión de sacar lo más divertido de las lenguas extranjeras, dedica su tiempo a dar consejos inteligentes y poco convencionales en su blog, joyoflanguages.com. Además, tiene un Máster en linguística por la Universidad de Cambridge y un Máster de investigación por la University College de Londres. Actualmente vive en Milán (Italia), y cuando no está aprendiendo o enseñando idiomas, la podrás encontrar en su terraza con una cerveza en una mano y un trozo de pizza en la otra.

¿Quieres escribir un post para Hi uTandem?


Recuerda descargar Hi uTandem ahora mismo (iOS o Android) y practica tus idiomas favoritos con hablantes nativos. ¡Ah, y no te olvides de dejarnos una review en la App Store o Google Play!

2

El Polyglot Gathering y 10 Tweets #PolyglotBer

El fin de semana pasado, entre el 5 y el 8 de mayo, tuvo lugar un magnífico evento en Berlin: el Polyglot Gathering (en español: reunión de políglotas). Pero, ¿de qué se trata este evento exactamente? El Polyglot Gathering, que tiene lugar anualmente en Berlín desde 2014, es una reunión de aprendices de idiomas de todo el mundo. Lo ideal es que estos aprendices ya sepan hablar unos cuantos idiomas. El objetivo de esta reunión es compartir experiencias relacionadas con el aprendizaje de idiomas. De este modo, se realizan talleres, clases y lecciones sobre diferentes aspectos del aprendizaje de idiomas. Mola, ¿verdad? Tal y como los oranizadores lo definen, el evento consiste en:

5 días expectaculares compartiendo nuestros conocimientos sobre cómo aprender idiomas, mientras hablamos en una cantidad inimaginable de idiomas y hacemos amigos por el camino.

Suena bien, ¿no? Pues ahora voy a compartir algunos links de utilidad por si os gustaría aprender más sobre este evento y ver si querríais participar el próximo año.

10 Tweets #PolyglotBer

Durante el fin de semana, y probablemente en los próximos días, podéis ver lo que ha estado pasando en el evento siguiendo el hashtag #PolyglotBer. Así que, en esta sección, antes de despedirnos, hemos seleccionado 10 tweets con información o usuarios relevantes de este evento. Gracias a estos tweets podrás hacerte una mejor idea de lo que es el evento y podrás empezar a saber más sobre los diferentes políglotas que han participado este año. Sígue y retuitea a aquellos que más te gusten. 😁SPOILER ALERT: nuestra querida Lindsay nos cuenta lo que ha pasado durante todo el evento en los 3 últimos tweets. ¡Muy divertido!

1. La ganazdora del “polyglot puzzle”

2. Un poco de lenguaje corporal

3. Benny the Irish Polyglot a punto de presentar un gran proyecto

4. Un poco de wolof

5. Aprendiendo galés

6. Un poco de romaní

7. Estimulando la adquisición de vocabulario de lenguas no europeas

8. Día 1 de Lindsay

9. Día 2 de Lindsay

10. Día 2 de Lindsay


Espero que os haya gustado este post y que os haya ayudado a saber un poquito más acerca de este gran evento. En uTandem esperamos participar el año que viene, aprendiendo todo lo posible y conectando con estos genios de los idiomas.

Mientras tanto, recuerda descargar uTandem ahora mismo (iOS or Android) y practicar tus idiomas favoritos con otros hablantes nativos como tú. ¡Y no te olvides de valorarnos en la App Store y en Google play! 😁

1

6 cosas que he aprendido con el intercambio de idiomas (Invitada: Lindsay Does Languages)

Con práctica se consigue todo. Hemos escuchado esto en muchos contextos, desde la cocina hasta montar en bici, desde aprender a tocar un instrumento hasta aprender un idioma. ¿Pero cómo podemos practicar un idioma?

Una de las mejores formas es a través del intercambio de idiomas. Pero claro, ya estás en el blog de uTandem, ¡eso ya lo sabes!

En este artículo voy a compartir contigo 6 cosas que he aprendido gracias al intercambio de idiomas.

1. Empieza a hablar antes

Lo primero que he aprendido de mi propio aprendizaje de idiomas en los últimos años es a empezar a hablar antes. El intercambio de idiomas es una manera genial para ello. Puedes encontrar a alguien, empezar a chatear y ver cómo va la cosa antes de preguntarles si les interesa hablar contigo por Skype y, antes de que te des cuenta, estás hablando el idioma. Lo mejor que puedes hacer en este caso es hacerte un horario y ceñirte a él junto con tu compañero, para que los dos sepáis cuáles son vuestros objetivos. Lo más normal es fijar una hora a la semana, dividida en 2 partes de 30 minutos para hablar cada idioma. De esta forma, todo el mundo quedará contento.

Una de las cosas que me gusta de uTandem es cómo puedes ver tus compañeros de intercambio potenciales organizados por distancia. Esto hace que quedar con alguien para hacer intercambio de idiomas cara a cara sea incluso más fácil.

2. Usa emoticonos cuando te falten las palabras

Lo tengo que decir:  tenemos muchísima suerte de vivir en un mundo con emoticonos. ¿A quién no le gustan estas caritas sonrientes? A veces me sorprendo a mí misma mandando un emoticono para expresar algo que no sabría cómo decirlo con palabras. Por ejemplo, el emoticono de “lágrimas de alegría”. ¿Cómo puede expresarse eso con palabras?

Así que, ¿por qué no utilizar emoticonos para aprender idiomas? Al igual que a veces no encontramos la palabra adecuada en nuestro propio idioma, nos va a pasar (más frecuentemente) cuando estemos usando otro idioma. Pues utiliza los emoticonos para esos momentos. De esta forma, todo el mundo te entenderá.

3. Sabes más de lo que crees

Es extremadamente fácil ser ajenos a nuestro propio aprendizaje cuando estamos aprendiendo un idioma por nuestra cuenta. Es como cuando tenemos un cachorro o un bebé en casa. Lo vemos todos los días, y no parece estar creciendo hasta que un día, de repente, te das cuenta de cuánto ha crecido. ¡WOW!

Para ser conscientes de nuestro progreso, yo siempre recomiendo documentar el proceso de nuestro aprendizaje de idiomas, y el intercambio de idiomas puede ser una muy buena forma de demostrarte a ti mismo cuánto has aprendido. Incluso puedes documentar cada intercambio para poder ver el progreso después de la sesión. Que alguien te entienda hablando un idioma extranjero es un sentimiento muy gratificante.

4. No pasa nada si no sabes una palabra

Aprender un idioma no significa alcanzar el nivel de un hablante nativo.

¡Yuhuu! Probablemente, una de las cosas más importantes que debes recordar cuando estés aprendiendo un idioma es que no se puede esperar saberlo todo. Y no pasa nada. Antes he dicho que los emoticonos nos pueden servir cuando haya palabras que no conozcamos. Estoy segura de que esto también te ocurre en tu lengua materna, aunque a veces nos olvidemos de que eso también nos pasa. Y necesitamos recordarlo. Una de las mejores cosas que podemos hacer cuando estemos aprendiendo un idioma es desarrollar la habilidad de decir algo con otras palabras. Es decir, debemos ser capaces de saber expresar una idea aunque no sepamos la palabra específica, de modo que podamos expresarnos completamente en el idioma en cuestión.

5. La gente está igual de nerviosa que tú

Aunque el simple hecho de pensar en un intercambio de idiomas nos pueda recordar momentos incómodos…

“hola”

“hola”

“¿qué tal?”

“bien, ¿y tú?”

…las primeras conversaciones, por frustrantes que puedan ser, son un buen recordatorio de que probablemente todo el mundo se sienta igual de incómodo o esté igual de nervioso que tú mientras encontramos al compañero de intercambio perfecto. No solo estás conociendo a una persona nueva, sino que también vas a tener que decidir si tenéis suficientes cosas de las que hablar, y todo eso lo tendrás que hacer en diferentes idiomas. Así que no te preocupes si al principio te resulta un poco incómodo, es normal.

6. Lo digital y el cara a cara son igual de valiosos

Haz clic aquí para descargar una copia gratuita de este artículo.

Una de las preocupaciones principales que suelen tener las personas que se ponen en contacto conmigo es no conseguir suficiente práctica en el idioma que están aprendiendo. Esto suele ocurrir porque no viven en un país donde se habla ese idioma y no han encontrado ningún hablante nativo (con suficientes cosas en común, también) en su zona. Esto es perfectamente comprensible. Bueno, la buena noticia es que la era digital ha llegado al intercambio de idiomas. Esto significa que ya no tienes excusa. Aplicaciones como uTandem nos están abriendo un mundo de posibilidades para encontrar hablantes nativos y compañeros de intercambio. Y esto es algo que sólo puede traer cosas positivas.

¿Qué ha sido lo mejor que has aprendido del intercambio de idiomas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!


Autora

Lindsay Dow es profesora de idiomas, bloggerproductora de vídeos. Es de Milton Keynes (Reino Unido) y, cuando no está enseñando idiomas, los está aprendido y documentando el proceso en lindsaydoeslanguages.com y su canal de YouTube. Y cuando no está haciendo eso, juega con su tortuga, Gonzo, que habla la friolera de cero idiomas.

¿Quieres escribir un post para uTandem? ¡Haz clic debajo!


Recuerda descargar uTandem de manera gratuita (iOS or Android) y ponte a practicar tus idiomas favoritos con hablantes nativos. ¡Ah, y no te olvides de valorarnos en la App Store o en Google Play! 🙂

1

4 consejos para aprovechar al máximo tu intercambio de idiomas (Invitado: MosaLingua)

Hablar un segundo idioma puede ser un gran reto si has estado mucho tiempo concentrado en estudiar la gramática o si interactuar con nativos no te ha resultado tan fácil como imaginabas, pues no encuentras muchos dispuestos a reunirse contigo de vez en cuando.

Los intercambios de idiomas son cada vez más comunes hoy en día. Estos son una nueva herramienta para perfeccionar un segundo idioma compartiendo una bebida o un café con personas interesadas en aprender un idioma ayudándose mutuamente. Por ello, hoy te traemos 4 consejos para sacar el máximo provecho de estos encuentros.

1. Prepara cada intercambio de idiomas para avanzar de forma eficaz

Es necesario que antes de asistir a intercambios de idiomas identifiques objetivos claros de aprendizaje de acuerdo a tus puntos débiles en el idioma.

¿Qué hacer?  Prepara por adelantado los temas/preguntas que quisieras abordar durante la sesión. Para ello te recomiendo:

  • Repasar la gramática:  Repasa los tiempos verbales clave para mantener una conversación fluida. Este artículo te ayudará a saber cuándo y cómo aprender la gramática.
  • Refrescar tu vocabulario antes del encuentro: Puedes repasar el vocabulario utilizando las apps de MosaLingua para aprender diferentes idiomas (inglés, francés, italiano, portugués y alemán). En ellas aprenderás todo el vocabulario que necesitas saber y mejorarás el listening gracias a los diálogos que incluye.

2. Encuentra al compañero ideal para el intercambio de idiomas

Al principio es normal que no haya una dinámica perfecta entre tú y tu compañero.

¿Qué hacer? Debes darle tiempo a la ‘amistad’ que estáis construyendo. Un buen compañero sabrá cuándo y cómo debe corregirte, no te interrumpirá cuando estés hablando, respetará la dinámica de tiempo que hayan acordado en cada sesión (preferiblemente 50/50 del tiempo practicando cada uno de los idiomas), se esforzará por hacer que la conversación fluya, estará dispuesto a responder tus preguntas y no asumirá una actitud de ‘profesor’.

3. Exprime al máximo cada sesión de intercambio de idiomas

  • Toma notas. Durante la sesión tu cerebro procesará mucha información, lo cual hará difícil que recuerdes todo lo aprendido. Las notas te ayudarán a repasar en casa cuantas veces necesites hasta aprender cómo formular preguntas, tiempos gramaticales, etc. Te recomiendo grabar cada sesión con tu móvil si deseas tener otro medio para recordar cada sesión.

  • No te enfoques demasiado en la gramática. Recuerda que tu compañero de intercambio no es un profesor de idiomas, por lo tanto muchas veces no podrá darte una explicación rigurosa acerca de las reglas gramaticales. Concéntrate mejor en memorizar la forma correcta de expresarte, toma notas y haz el análisis después en casa.
  • Disfrútalo. Vence el miedo a hablar en otro idioma. Esta es la oportunidad perfecta para compartir un momento agradable con alguien que está interesado, al igual que tú, en los idiomas y en las culturas. Trata que los temas de conversación que preparaste por adelantado no se conviertan en una entrevista de trabajo. Por el contrario, que cada conversación te lleve a enamorarte cada vez más del idioma que aprendes.

4. Aumenta la dificultad de las conversaciones poco a poco

Es posible que te des cuenta que las sesiones con tu compañero de intercambio no son un reto para ti, o por el contrario, que te encuentres abrumado por la cantidad de vocabulario desconocido que usa tu compañero.

¿Qué hacer? No te agobies, las primeras sesiones deben ser para que te familiarices con esta herramienta y también con tu compañero. Recuerda que debes tener una actitud flexible, así que es bueno que hables con diferentes personas hasta encontrar el compañero de intercambio ideal. Si las conversaciones son muy básicas pide a tu compañero que te aporte diferentes ejemplos de cómo se usan ciertas palabras y expresiones cotidianamente.

¡Espero que pongas en práctica estos 4 consejos para aprovechar al máximo el intercambio de idiomas!


Autora

Este artículo ha sido escrito por Mildred Sarachaga. Mildred es colombiana pero vive y trabaja en Inglaterra. Es una colaboradora habitual del Blog de MosaLingua y siempre aporta consejos y nuevas formas de aprender idiomas de forma eficaz.

¿Quieres escribir un post para uTandem? ¡Haz clic debajo!


Recuerda descargar uTandem de manera gratuita (iOS or Android) y ponte a practicar tus idiomas favoritos con hablantes nativos. ¡Ah, y no te olvides de valorarnos en la App Store o en Google Play! 🙂

1

Intercambio de idiomas: 12 grandes ventajas

Hoy en día, muchísima gente habla de los famosos intercambios de idiomas. Para aquellos de vosotros que aún no estéis familiarizados con este término, el intercambio de idiomas, también llamado tándem, es una forma alternativa de aprendizaje en la que dos personas con diferentes lenguas maternas conciertan una cita para enseñarse un idioma el uno al otro. De este modo, si tu lengua materna es el español y te interesa aprender inglés, debes quedar con alguien que hable inglés y que quiera aprender español. Durante la sesión de intercambio de idiomas, lo ideal es que dediquéis parte del tiempo a hablar en inglés y otra parte a hablar en español. Aunque se pueden hacer otras cosas aparte de hablar, la esencia del intercambio de idiomas recae en la práctica de la comunicación oral. Sin embargo, el intercambio de idiomas tiene muchísimos beneficios que seguramente nunca os habíais planteado, y en este post vamos a ver 12 de esas ventajas.

1. Práctica oral

Como he mencionado en la introducción, la práctica oral (el famoso “speaking”, en inglés) es probablemente uno de los aspectos en los que el intercambio de idiomas nos beneficia en mayor medida. Normalmente, cuando dos personas deciden realizar una sesión tándem, deciden quedar en una cafetería, un bar, un restaurante, o incluso en un parque. Por este motivo, lo más fácil de hacer en esos sitios es hablar. Además, y esto es prácticamente innegable, hablar es normalmente la destreza que más nos cuesta desarrollar en una lengua extranjera. Esto se debe a varios motivos, entre los que podemos destacar que no es fácil encontrar a alguien que hable el idioma que necesitamos practicar. Además, aprender a hablar requiere muchísima práctica, especialmente si queremos adquirir un acento natural, y, como ya he dicho, necesitamos a alguien con quien hablar, por lo que es prácticamente imposible mejorar por nuestra cuenta.

Pues lo dicho, lo más fácil es hacer intercambios de idioma.

2. Atención individualizada

Hay momentos en los que, cuando queremos aprender un idioma, no nos sentimos cómodos rodeados de personas a las que no conocemos bien. Esto nos puede pasar, por ejemplo, en una academia de idiomas. Aunque aprender como parte de un grupo tiene muchísimas ventajas, a veces podemos sentirnos incómodos o podemos sentir que necesitamos más atención del profesor para poder mejorar más rápidamente.

La mayoría de los intercambios de idioma tienen lugar en parejas, por lo que son geniales si crees que necesitas atención individualizada. De esta forma, la otra persona puede centrarse única y exclusivamente en lo que tú estás diciendo, en vez de ir cambiando entre personas, como cualquier profesor tiene que hacer normalmente.

3. Feedback instantáneo

Otra de las cosas que caracteriza el intercambio de idiomas es que al instante podemos saber si lo estamos haciendo mal o bien. Lo bueno de tener a un hablante nativo con nosotros es que sabrá al instante si estamos cometiendo algún fallo, y sabrá ofrecernos una corrección o una alternativa adecuada a lo que hemos dicho. Por otro lado, los alumnos de idiomas muchas veces nos preguntamos si un nativo nos entendería bien. Pues mirad, durante cualquier tándem tendremos una respuesta inmediata a esa pregunta, ya que tendremos feedback de manera instantánea.

4. Práctica en vivo y en directo

Los métodos de aprendizaje tradicional tienen sus ventajas, pero está más que comprobado que también tienen sus grandes inconvenientes. De hecho, cuando oímos las palabras “aprender” o “estudiar”, nos imaginamos en una clase o en casa, apoyados sobre un escritorio con los libros abiertos delante de nosotros, intentando memorizar listas y definiciones. Normalmente, no hay nada de malo en ello a no ser que esa sea la única forma que tienes de aprender/estudiar.

En una sesión de intercambio de idiomas te puedes olvidar de los libros y de las repeticiones memorísticas. Durante una sesión de tándem, tu compañero y tú estáis ahí, para practicar en directo en ese lugar y en ese momento. No hay examen ni presiones externas, simplemente estáis tú y tu compañero, lo cual es genial para aprender cómodamente.

5. Práctica natural

Cuando estudiamos en casa o en el colegio, desafortunadamente, todo parece un simulacro de la realidad. Ello hace que el aprendizaje sea, en ocasiones, muy artificial, o al menos que lo parezca. Cuando realizamos un intercambio de idiomas, eso no pasa. Eso no pasa porque durante el tándem no estáis actuando, ni haciendo ningún tipo de simulación. Al ser algo que pasa en directo, se trata de algo que nos proporciona situaciones naturales en escenarios reales, teniendo conversaciones reales con gente de verdad. Se trata de una experiencia completamente verídica y natural.

6. Comunicación real

Aunque utilizar libros de texto para aprender un idioma tiene innumerables beneficios, para aprender un idioma de manera efectiva, hemos de estar en contacto con el idioma real de forma directa. Y dicho “idioma real” puede, en muchos casos, diferir en gran medida del idioma que encontramos en los libros. De hecho, muchísimos alumnos avanzados en una lengua extranjera aún recuerdan lo difícil que les resultó entender a hablantes nativos la primera vez que hablaron con alguno en una situación real, aun teniendo un nivel alto de antemano. Esto es algo normal y que nos pasa, o nos ha pasado, a todos, y se debe a que el idioma que aprendemos de los libros de texto está muy idealizado. Por ejemplo, no suele haber ruido de fondo, no hay acentos locales fuertes, siempre hay instrucciones, etc. Durante un intercambio de idiomas nos saltamos todas esas limitaciones y nos ponemos en contacto directamente con el idioma de verdad, tal y como lo hablan los hablantes nativos de la lengua que estás aprendiendo. Esto nos lo pone muchísimo más fácil para comprender a la gente cuando viajamos, os lo aseguro.

Además, cuando conocemos a un hablante nativo, tendremos la oportunidad de aprender expresiones idiomáticas de lo más actuales. Esto significa que aprenderemos palabras y frases que no aparecen en los libros de texto, ya sea porque no están actualizados o porque algunas expresiones no sean del todo apropiadas para un contexto estrictamente educativo. Sin embargo, que no sean del todo adecuadas para un libro de texto no significa que no merezca la pena aprenderlas.

7. Temas significativos

Seguimos viendo lo realista que son los intercambios de idiomas. ¿No estáis un poco cansados, cuando estáis aprendiendo un idioma en clase, de tener que hablar sobre “proteger el medio ambiente”, “actividades al aire libre”, “especies en peligro de extinción”, “tecnología e internet”, etc.? ¿Por qué no hablamos de los conflictos bélicos que ocurren alrededor del mundo, o de las próximas elecciones en nuestro país? ¿O de los cotilleos de algunas estrellas mundialmente conocidas? Una de las grandes ventajas del intercambio de idiomas es que nos permite elegir cualquier tema de conversación, dejando atrás los tradicionales temas de los libros de texto, que tan trillados tenemos ya. Hemos de ser nosotros mismos y hablar de cosas que realmente nos interesen.

8. Flexibilidad geográfica

Otra de las cosas buenas de los intercambios de idiomas es que podemos elegir dónde realizar la sesión tándem. ¿Tenemos ganas de echarnos un café? Sin problema. Simplemente tenemos que acordarlo con nuestra pareja de intercambio y punto. Además, y esto es algo muy interesante, podemos adaptar lo que queremos aprender según el sitio dónde realicemos el intercambio de idiomas. Por ejemplo, si queremos aprender a pedir algo en un bar o un restaurante, podemos irnos a uno con nuestro/a compañero/a y practicar. ¿Queremos aprender vocabulario de la ciudad? Pues nos vamos a dar un paseo y vamos hablando de lo que nos vamos encontrando, pudiendo preguntar cosas y aprender sobre la marcha. ¡Esto es genial!

9. Conocer gente nueva

Una de las cosas que hace del intercambio de idiomas algo especial (¡aparte de todas las ventajas anteriores!) es la oportunidad de conocer gente nueva. Esto es especialmente relevante cuando nuestros amigos ya no viven en la misma ciudad, o cuando nos hemos mudado temporal o permanentemente a otra ciudad. A veces es difícil hacer amigos. Pues bien, ¿por qué no nos tomamos un café con algún desconocido mientras practicamos una nueva lengua?  Puede que no todas las personas con las que quedemos vayan a convertirse en nuestros mejores amigos, pero seguro, segurísimo, que vamos a encontrar a alguien con quien encajemos y con quien disfrutemos pasar el rato. ¿Quién sabe? ¡Igual conocemos a nuestra media naranja, con quien tendremos hijos bilingües o, incluso, trilingües! Pero bueno, ¡no adelantemos acontecimientos! Simplemente recordad que las sesiones de tándem son geniales para conocer a gente nueva.

10. Actividades dinámicas

El aprendizaje de un idioma no debe estar restringido a un aula, con un profesor, un libro y unos compañeros de clase. Si organizamos nuestro propio intercambio de idiomas, podemos aprender un idioma mientras hacemos algo divertido. Por ejemplo, podemos ir de paseo con nuestro perro y nuestro compañero de intercambio. Y, ¿por qué no nos vamos a un bar a ver un partido de fútbol? Haciendo esto, podemos aprender mucho vocabulario relacionado con el deporte, por ejemplo. Existe una infinidad de posibilidades. Simplemente tenemos que pensar, “¿qué me gustaría hacer y dónde me gustaría hacerlo?”, y luego lo hablamos con nuestro compañero de tándem para llegar a un acuerdo.

Recordad que la manera más auténtica, y probablemente más eficaz, de aprender un idioma es mientras hacemos cosas reales, especialmente si lo que hacemos nos gusta.

11. Práctica grupal

Hasta ahora hemos hablado solo del intercambio de idiomas como algo entre dos personas. Sin embargo, las sesiones de tándem pueden realizarse en grupo también, por lo que podemos llevar a un amigo o una amiga para que el intercambio sea más dinámico. Esto puede ser especialmente útil para reducir el estrés que nos puede producir quedar por primera vez con alguien completamente desconocido. Además, 4 o 5 cabezas piensan más que 2, por lo que habrá muchos más temas de conversación.

La idea de los intercambios grupales también afecta a los beneficios mencionados anteriormente. Por ejemplo, podríamos llevar a cabo un intercambio de idiomas mientras jugamos a un juego de mesa con un grupo de personas. También conoceremos a más gente, lo cual será muy positivo para nuestra vida social, ¿no creéis?

12. El intercambio de idiomas es GRATUITO

Por último, pero no menos importante, como ya mencionamos en un post anterior, el intercambio de idiomas es completamente gratuito. Sí, así es, no cuesta absolutamente nada. A ver, si realizamos el tándem en una cafetería, bar o restaurante, igual nos gastamos algo de dinero, pero no tenemos por qué hacerlo ahí si no queremos. Así que si andamos un poco ajustados de pasta, podemos organizar una sesión de intercambio en algún sitio donde no necesitemos pagar por nada. Así que el dinero ya no es una excusa para no aprender un idioma, ¿eh?.

Si aún no estáis convencidos de los beneficios del intercambio de idiomas…, bueno, ¡ya eso es imposible! Si os ha gustado este post, compartidlo con vuestros amigos. Y si tenéis alguna pregunta, podéis dejarla en los comentarios.

3

5 razones por las que uTandem es para ti

uTandem te conecta con la gente que te rodea, con gente que habla otros idiomas y que quiere practicar tu idioma. Realmente simple, ¿verdad? Pero, ¿qué es lo que hace a uTandem tan especial? ¿Por qué deberías usarlo para conectar con otras personas que te rodean? Veamos.

1. Aprende otro idioma con uTandem

Aprender una segunda lengua es tan importante que es realmente difícil explicarlo con una sola frase. Avance profesional, desarrollo académico, reto personal, viajar o placer son sólo algunas de esas razones. Seguramente el mejor resumen sea el siguiente:

Y si quieres que esas puertas empiecen a abrirse ya, empieza a usar uTandem. Podrás aprender cualquier idioma que quieras. Simplemente tienes que descargarte la app y empezar a conectar con alguien que hable ese idioma. Así de simple.

2. Sin fronteras

uTandem es un servicio mundial. ¿Estás de viaje en el Reino Unido y tienes tiempo para practicar tu francés? Simplemente abre la app y conecta con alguien cerca de ti que hable francés.

3. Profesionales de los idiomas

Dondequiera que estés, siempre habrá alguna academia o algún profesor esperando a aprendices como tú. Con uTandem podrás contactar a estos profesionales inmediatamente. Incluso puedes recibir notificaciones con información acerca de sus clases, cursos y otros eventos. Así que si alguna vez requieres ayuda profesional, con uTandem podrás elegir entre una gran variedad de opciones cerca de ti.

4. Socializa

Con uTandem conocerás a gente de otros países, que habla otro idioma y tiene otra cultura. No sólo aprenderás un idioma, sino también todo lo que rodea a ese idioma y a sus hablantes. Además, puedes hacerlo de distintas maneras: puedes chatear utilizando la app, puedes encontrarte con otra persona para tomar un café en una cafetería, o puedes elegir un ambiente más animado. Como usuario, recibirás notificaciones de bares, pubs, cafeterías y otros locales que organizan intercambios lingüísticos para gente que quiere practicar otro idioma. Estarás informado de todos los eventos que tienen lugar cerca de ti. ¡No te los pierdas!

5. Gratis 

¡Ah! Casi se me olvida. Sí, es completamente gratis. Con un simple registro en la app ya puedes empezar a aprender otro idioma. ¿Mola, eh?

¿A qué esperas?

¿Haces uTandem?

1

5 objetos esenciales para cualquier intercambio de idiomas

Cuando vamos a realizar una sesión de intercambio de idiomas, siempre nos preguntamos cómo será nuestro compañero (si se trata de un compañero nuevo), si nos llevaremos bien con él o ella, si tendremos cosas de qué hablar, si el intercambio de idiomas irá bien, si cometeremos demasiados fallos al hablar, etc. La mayoría de estos problemas son casi completamente irrelevantes o simplemente irremediables. Sin embargo, hay una cosa que parece ser que a la mayoría de las parejas de tándem se les olvida, y es qué llevarse a la sesión de intercambio de idiomas. Por lo general, tendemos a ver el intercambio de idiomas como algo que nos ayudará a adquirir un idioma de forma inmediata, sin tener que preocuparnos por nada más. Pero oye, ¡Roma no se construyó en un día! Lo mismo pasa con el aprendizaje de idiomas: lleva tiempo, dedicación y herramientas de aprendizaje. Así que en este post os voy a hablar de algunos objetos (“herramientas”) que deberíamos llevarnos a cualquier sesión de intercambio de idiomas para aprovecharlo al máximo. Empecemos.

1. Papel y boli

Esto puede parecernos obvio (¡debería serlo!), pero creedme cuando os digo que no todo el mundo lo hace. Cuando estamos aprendiendo un idioma de manera consciente, es decir, estudiándolo, necesitamos escribir cosillas, tomar apuntes y esas cosas. Estas anotaciones pueden ser palabras, frases, consejos, recursos online, aplicaciones móviles, etc. Es más, incluso podemos dibujar cosas que hayamos aprendido durante la sesión de intercambio de idiomas para ayudarnos a memorizarlas más rápidamente. Si no apuntamos aquello que vamos aprendiendo, ¿de qué otra manera podremos revisar lo que hemos aprendido durante el intercambio de idiomas?

Obviamente, podemos cambiar el boli y el papel por una tablet o incluso un ordenador portátil. Pero debemos tener en cuenta que si vamos a hacer un intercambio de idiomas en una cafetería, algunos de estos objetos pueden ser un poco incómodos, especialmente si hay bebidas de por medio que puedan dañar nuestro aparato electrónico. Así que si te da miedo el tema de los líquidos o eres de la vieja escuela, que no se te olvide llevarte una bonita libreta y un buen bolígrafo a tu intercambio de idiomas. Así le sacarás todo el partido posible.

2. Diccionario bilingüe

“¿Perdona, qué? ¿Qué has dicho? No he entendido eso, lo siento.”

Durante un intercambio de idiomas nos puede ocurrir que aparezca una expresión o una palabra que simplemente no tengamos ni idea de lo que significa. En esta situación, un diccionario bilingüe nos puede sacar de algún que otro apuro, dándonos algún equivalente en nuestro propio idioma. Hoy en día, es mejor descargarnos alguna app en el móvil, que siempre lo tenemos a mano, que llevar un gigantesco diccionario en el bolso o la mochila. Personalmente, he de decir que a mí me encanta WordReference (mucho más que Google Translate), tanto la web como la app, ya que siempre nos da todas las posibles traducciones de cualquier término, dependiendo del contexto en el que la hayamos oído. Así que, si aún no la tienes, descárgate la app ya y utilízala durante cualquier intercambio de idiomas que realices.

3. Grabadora de voz

Imagínate que estás en casa y te quieres poner a repasar. Sacas la libreta del punto 1 para revisar los apuntes que tomaste durante el último intercambio de idiomas, y ¡zasca! Ves esto: “vegetables” (suponiendo que estés aprendiendo inglés). Y empiezas a repetir en voz alta: “velleteibol”, “velleteibol”, “velleteibol”… Pero algo no va bien. Algo SUENA raro. En realidad lo estás pronunciando fatal (¡sin ánimo de ofender!). ¿Y cómo podemos evitar que nos pase esto? Pues muy fácil, podemos llevarnos una grabadora de voz a nuestro intercambio de idiomas. Vale, es cierto, no todos somos periodistas  de película y vamos por ahí con una grabadora en el bolsillo. No, pero todos tenemos un smartphone, ¿verdad? Pues usémoslo para grabar la pronunciación de nuestro compañero de tándem, con su permiso, claro. Así que podemos preguntarle, “¿te importaría leer eso de nuevo para que lo grabe?”. De este modo, cuando lleguemos a casa podremos practicar una y otra vez con una pronunciación perfecta.

4. Tarjetas temáticas

Si hay algo que deberíamos evitar durante una sesión de intercambio de idiomas es ese típico silencio incómodo. Todos sabemos lo que es mirarnos las manos o a nuestro alrededor mientras intentamos pensar a toda velocidad algo de lo que hablar… Vale, sí,  y ¿cómo podemos evitar este pequeño inconveniente? Simplemente debemos prepararnos nuestro intercambio de idiomas de antemano. Existen muchísimas cosas que podemos hacer, pero una muy fácil que nos ahorrará esos silencios inoportunos es llevarnos una serie de tarjetas con preguntas o temáticas específicas. Existen muchísimas tarjetas de este tipo en internet aunque es aún mejor que nos las preparemos nosotros mismos. Por ejemplo, imaginaos que queremos trabajar el vocabulario del medio ambiente. En ese caso, podríamos preparar una serie de preguntas relacionadas con este tema. Por ejemplo, “¿Hay muchas inundaciones en tu ciudad cada año?” o, “¿Habéis tenido lluvia ácida alguna vez en tu ciudad?”. De este modo tendremos la oportunidad de practicar aquello que nos interese y nos aseguraremos un intercambio de idiomas sin esos malditos silencios incómodos.

5. Reloj

Una cosa que debemos tener muy presente durante cualquier intercambio de idiomas es que el tiempo de cada sesión es tanto nuestro como de nuestro compañero de tándem. No cometáis el error de pensar que sois la única persona que habéis acudido a aprender un idioma. O, si pensáis que vuestro compañero está acaparando un poco el tiempo de la sesión, no dudéis en hacérselo saber antes de que sea demasiado tarde.

La mejor manera de evitar que el tema del tiempo acabe siendo un poco incómodo es acordar la dinámica del intercambio antes de comenzar la sesión. Por ejemplo, si vamos a estar 60 minutos hablando, podemos dividir la sesión en dos partes de 30 minutos, o podríamos intentar cambiar de idioma cada 15 minutos, si así lo preferimos. Todo depende de nosotros y de nuestro compañero, pero nunca viene mal tener un reloj para ir controlando. Una buena idea es utilizar la función de cuenta atrás del reloj de nuestro móvil. Pero recordad, lo más importante, aparte de controlar el tiempo, es establecer la dinámica del intercambio de idiomas antes de comenzar la sesión. De esta manera evitaremos que el momento de cambiar de idiomas sea algo incómodo para cualquiera de los dos.

Así que no lo dudéis: para cualquier sesión de intercambio de idiomas, que no se os olvide ninguno de estos objetos. Os aseguro nos serán de utilidad y que harán que saquemos el máximo provecho a nuestro tiempo y a nuestra experiencia de aprendizaje.

Si te ha gustado este artículo y te han gustado estos consejos, no te olvides de suscribirte al blog y de compartir este post con tus amigos.

1