Tag Archives: aprende un idioma

10 estrategias fundamentales para mejorar el listening (1)

I can’t understand a word!, Je ne comprends rien!, Ich verstehe gar nichts!, ¡No entiendo nada!

Si eres estudiante de idiomas, probablemente estés demasiado acostumbrado a tener que decir esa frase tan frustrante. De hecho, puede que pienses que las actividades orales de escuchar, comúnmente llamadas de listening, son las peores. Pero eso no tiene por qué ser así. Escuchar (el listening) es una de las 4 habilidades lingüísticas principales. Las otras tres son leer, escribir y hablar. Sin embargo, por lo general los aprendices de idiomas solemos pensar que mejorar las habilidades orales (hablar y escuchar) es bastante más complicado que mejorar las habilidades escritas (leer y escribir). Pero como ya he dicho antes, esto no tiene por qué ser así. El problema es que, normalmente, las habilidades orales suelen ignorarse más que las escritas, sin querer, claro. Y digo “sin querer” porque no es siempre culpa del aprendiz el no recibir suficiente práctica oral. El principal problema es que existe mucho menos material oral adaptado para mejorar las habilidades orales. Por este motivo, los alumnos tienen menos conocimiento y estrategias sobre cómo mejorar en este ámbito. Por ello, en este post te voy a hablar de 5 estrategias fundamentales para mejorar tu listening (habilidad oral receptiva). ¡Y esta es solamente la primera parte del post completo!

1. Subtítulos / Letras de canciones / Transcripciones

Una de las dificultades principales de escuchar es que la comunicación oral no se rige por las mismas normas que la escrita: no hay ortografía, no hay espacios, no existe un orden rígido, las palabras pueden sonar distintas cuando están en una frase, etc. Todo esto hace que sea difícil entender un idioma que estamos aprendiendo. Por esta razón, es esencial construir una relación en nuestro cerebro entre la forma oral e impredecible de un idioma y su forma escrita, que es relativamente más predecible y fácil de controlar y entender. Esta relación puede construirse a través del uso de subtítulos, letras de canciones o transcripciones de ejercicios orales de listening.

Si te gusta ver películas o series en versión original, utiliza subtítulos. Ni que decir tiene que para construir esa relación que hemos visto, los subtítulos han de ser en el mismo idioma de la película, no en tu lengua materna.

Leer y escuchar una palabra u oración a la vez te ayudará a reconocer y entender los sonidos de las palabras la próxima vez que te las encuentres. De igual forma podemos utilizar canciones y sus letras por escrito, o los ejercicios de listening con su transcripción. Cualquiera de estas estrategias es buena para construir y entender la relación entre las formas oral y escrita de la lengua.

2. Combina escuchar con el resto de habilidades

Escuchar o hacer ejercicios de listening, por sí solos, no es la mejor manera de mejorar esta habilidad, aunque parezca irónico. Pero si prestamos atención a cómo utilizamos las habilidades lingüísticas en nuestro día a día, nos daremos cuenta de que en nuestra vida cotidiana rara vez escuchamos de manera aislada. Las habilidades lingüísticas suelen aparecer en combinación, especialmente las orales. Probablemente cuando más y mejor escuchamos es cuando tenemos una conversación con alguien. Por ello, para mejorar el listening no debemos limitarnos solamente a escuchar, sino que tenemos que hacer que sea una actividad lo más natural posible. Para ello debemos simular situaciones reales. Aquí te dejo unos ejemplos:

  • Escuchar + escribir: si te gustan los podcasts para aprender idiomas o escuchar la radio, puedes, además de escuchar, tomar notas mientras lo haces. Esto sería como tomar apuntes en clase.
  • Escuchar + leer: puedes leer un libro adaptado con una narración auditiva. De este modo, como vimos en la sección anterior, construimos esa relación fundamental entre lo oral y lo escrito.
  • Escuchar + hablar: existen muchas maneras de hacer esto, pero la que suelo recomendar a mis alumnos es realizar intercambio de idiomas. El intercambio de idiomas tiene numerosos beneficios, pero aquí solamente diré que podemos mejorar nuestras habilidades orales (hablar y escuchar) mientras estamos expuestos a un idioma hablado por un nativo.

3. Repetición interior y exterior

La repetición, nos guste o no, es un aspecto fundamental del aprendizaje de idiomas. Si implementamos la repetición de manera apropiada, podemos obtener grandes beneficios. Aunque existen muchas maneras y estrategias para usar la repetición, aquí te hablaré de dos formas básicas:

  • Repetición interior: ¿Alguna vez has tenido una conversación contigo mismo/a en tu cabeza? A eso es a lo que nos referimos con la palabra “interior”, a algo que ocurre dentro de nosotros, en este caso, en nuestra mente. Pero, ¿por qué es útil repetir de esta forma? Pues porque el simple hecho de imaginarnos cómo suena una palabra es útil para nuestras habilidades orales, tanto para hablar como para escuchar.
  • Repetición exterior: Si repetimos una palabra, frase u oración en voz alta, la estamos repitiendo hacia el exterior. Esto, como bien sabrás, es muy importante. En primer lugar, nos acostumbramos a cómo suena algo; y en segundo lugar, estamos construyendo una relación entre cómo suena algo en nuestra cabeza y cómo lo sentimos y cómo nos suena algo cuando lo pronunciamos. Esto es absolutamente esencial para aprender un idioma.

Ya sé que la repetición como tal puede ser aburrida o hacernos parecer locos, pero podemos utilizarla durante periodos cortos, para que no sea algo tedioso, y solamente cuando estemos solos. Además, ya sabemos que la repetición también es fundamental para aprender y retener vocabulario nuevo.

4. Repetición instantánea (speech shadowing)

La técnica de speech shadowing, o repetición instantánea, consiste en repetir algo inmediatamente después de escucharlo, y continuar haciéndolo mientras dure el discurso. Imagínate que estás escuchando la radio y empiezas a repetir todo lo que se dice mientras sigues escuchándola. Eso es repetición instantánea.

Ahora bien, el speech shadowing es difícil y no vas a ser capaz de hacerlo de buenas a primeras, pero es realmente efectivo. Hay que tener en cuenta que si quieres sacarle el máximo provecho, debes empezar con algo adaptado a tu nivel, y siempre trabajar cada pasaje concienzudamente. Puedes empezar leyendo la transcripción en silencio, luego en voz alta. Y solamente cuando estés familiarizados con el texto, deberás empezar a hacer repetición instantánea. Esto tendrá un impacto muy positivo sobre las habilidades de escuchar y hablar. Y si no me crees, puedes leer cómo Arizio Sweeting, examinador oral de Cambridge English, lo practica con sus propios estudiantes.

5. Diversidad temática

Aunque esto en sí no es una estrategia, se trata de algo que debemos tener en cuenta en todo momento. Nos guste o no, en el día a día nos encontramos expuestos a distintos tipos de conversaciones, textos, vocabulario, registros lingüísticos, etc. Por este motivo, los materiales que utilicemos para mejorar nuestro listening deben ser lo más variadas posibles. Es cierto que siempre estaremos más dispuestos a utilizar temas que nos interesen, y esto es muy razonable y recomendable. Pero no podemos limitarnos solamente a esos temas. Ten en cuenta que si, por ejemplo, te interesa mucho la educación y sólo escuchas podcasts de educación, estarás perdiéndote una variedad de expresiones, estructuras y vocabulario que se utilizan en otras áreas. De ser así, cuando tengas que desenvolverte con temas que no te sean familiares, lo vas a tener más difícil, a pesar de tener buenas habilidades orales.


¿Qué te parecen estas 5 estrategias? ¿Utilizas otras que te hayan resultado útiles? Cuéntanoslo en los comentarios. Estate atento y subscríbete al blog para no perderte la segunda parte de este post la semana que viene.

1

Leer: 7 razones por las que debes leer más

La mayoría de tus profesores, o al menos de tus profesores de idiomas, te habrán dicho cientos de veces lo importante que es leer para aprender un idioma, o para cualquier cosa, en realidad. Como estudiante, seguramente habrás asentido despreocupadamente y se te habrá olvidado en cuanto saliste del aula. O igual pensaste, “¿quién tiene tiempo para leer?” o “¡No voy a entender nada en otro idioma!” Pero oye, lo que no nos planteamos es la efectividad de la lectura para aprender un idioma extranjero o incluso para mejorar el nuestro. De hecho, en ocasiones es más recomendable pasar menos tiempo memorizando interminables listas de vocabulario y pasar más tiempo leyendo. Y si crees que no vas a entender un libro en otra lengua, ¿por qué no pruebas a leer alguna adaptación para aprendices? Hay muchísimos libros que han sido adaptados o escritos con un nivel específico en mente, por lo que te aseguro que habrá alguno que se adapte a tus necesidades. Y si aún no te he convencido, aquí tienes siete beneficios que te ofrece la lectura.

1. Leer mola

Al igual que ver una peli, una serie o jugar a un video juego es muy divertido, ¡leer también lo puede ser! Lo único que necesitamos es encontrar una historia o un tema y empezar a leer. Si no tienes muy claro qué leer, pregúntale a un amigo o métete en alguna página web para encontrar recomendaciones. Te puedo asegurar que si te gusta lo que estás leyendo, tienes muchísimas más probabilidades de aprender. Además, una vez te hayas enganchado a una historia en particular, verás lo difícil que es dejar de leer para hacer otras cosas sin importancia, como… aué se yo, ¿¡comer!?

2. Aprendizaje global

Toda oración que se lee contiene un mensaje. Imagínate leer un libro, repleto de capítulos, párrafos, oraciones y frases; o un artículo de un tema que te apasione. Te sorprenderá la cantidad de cosas que puedes aprender acerca de cualquier tema. Simplemente tenemos que encontrar algo que nos interese. Por ejemplo, si estás aprendiendo inglés y te gusta la ciencia, puedes visitar una web como IFL Science y leer acerca de lo que está pasando en el mundo científico. O si te interesan los temas de actualidad, ¿por qué no visitas The Atlantic o algún periódico en inglés? Además, existen magníficas revistas para alumnos y profes de inglés, como Yes Magazine o Speak Up. Éstas normalmente publican artículos interesantes acerca de una gran variedad de temas, y todo adaptado para personas que estén aprendiendo inglés. Así que si estás aprendiendo inglés, ¡visita algunas de esas webs ya! Y si estás aprendiendo otros idiomas, seguro que también hay otros recursos muy interesantes. De hecho, si conoces alguno, puedes dejarnos un comentario explicando cuáles son y cómo los utilizas.

3. Habilidades comunicativas integradas

Leer es lo que los lingüistas y los profesores llamamos una “habilidad escrita receptiva”. Esto significa que es una habilidad que implica la recepción del mensaje de forma escrita. Sin embargo, debes saber que los beneficios de cualquier habilidad lingüística no se limitan a dicha habilidad, sino que también se extienden a otras. For ejemplo, cuando lees, estás mejorando, entre otras, las siguientes habilidades:

  • Escritura: aparte de escribir, leer es la mejor manera de aprender a escribir. Probablemente no haya un solo escritor que no sea un ávido lector. Leyendo podemos aprender distintas maneras de expresarnos, diferentes estilos de escritura, fórmulas específicas, etc. De hecho, según los chicos de Grammarly, copiar, o mejor dicho, imitar, es una manera genial para mejorar nuestra escritura.
  • Uso del lenguaje: el tiempo de exposición a un idioma tiene un impacto enorme sobre cómo utilizamos dicho idioma. Por este motivo, leer afecta a tus habilidades gramaticales, tu vocabulario, etc. Si estás estudiando para un examen de Cambridge English, leer te ayudará en gran medida a superar la parte de Use of English. Si no, ¿cómo crees que vas a familiarizarte de verdad con todas las preposiciones y expresiones idiomáticas? La mejor forma es leyendo, escuchando y prestando atención.
  • Ortografía: la exposición a un idioma de forma escrita afecta también a nuestra ortografía, especialmente, si se trata de un idioma como el inglés, con tantas irregularidades o inconsistencias ortográficas y de pronunciación. Las dobles consonantes, consonantes silenciosas, agrupaciones de consonantes, etc., serán más fáciles de recordar si las leemos a menudo. Ten en cuenta que la exposición repetida a una palabra o combinación de letras hará que recuerdes dicha palabra o combinación mejor en el futuro.

Además de estas habilidades lingüísticas, leer también afectará a tus habilidades sociales, ya que tendrás muchísimo más de lo que hablar con amigos y familiares. 😉

4. Lengua materna

Está más que demostrado que leer en un idioma extranjero mejorará el conocimiento de nuestra primera lengua. Imagínate que leyendo te encuentras una palabra que no entiendes, así que la buscas en un diccionario o traductor. Puede ser que la definición o la palabra no la conocieses en tu propio idioma, así que estarías aprendiendo 2 palabras a la vez: ¡Lee una palabra, aprende otra gratis! Además, leer en una lengua extranjera te hará darte cuenta de cómo están las palabras organizadas, o de la estructura de las frases. Todo eso puede ayudarte a identificar similitudes y diferencias entre tu lengua materna y la extranjera. A nivel personal, puedo asegurarte que aprender y enseñar inglés me ha ayudado a entender la gramática española mejor que estudiándola directamente (¡a pesar de los esfuerzos de mis profesores!).

5. Relajación

Has tenido un mal día en la oficina, o has discutido con tu pareja y te gustaría dejar de pensar en ello un rato. A veces es imposible conseguirlo sin un poco de ayuda, así que, en esos casos, coge un libro y empieza a leer. Te prometo que así podrás mantener tus pensamientos alejados de los problemas que puedas tener. De hecho, después de un tiempo leyendo, probablemente lo veas todo con algo más de perspectiva. Así estarás en una mejor posición para tomar decisiones, ya que estarás más calmado o calmada. E incluso si no has tenido un mal día ni nada por el estilo, pero te gustaría despejar tu mente un rato, coge un libro y relájate en la cama o en un buen sillón. ¡Es divertido y relajante! De hecho, como digo en inglés, I love to readlax! (vale, sí, esa palabra me la acabo de inventar…xD)

6. Tu cerebro

Del mismo modo en que leer mejora tus habilidades comunicativas, también tendrá una serie de beneficios para tus habilidades cognitivas. El simple hecho de tener que seguir un argumento o el desarrollo de una idea a lo largo de un artículo te ayudará a mantener tus habilidades analíticas despiertas. Además, estar sentado y concentrado en un texto durante un periodo de tiempo mejorará tu concentración. En mi caso, desde que me aficioné de verdad a la lectura con el libro electrónico que recibí en las navidades de 2014, me he dado cuenta de que puede leer relativamente bien incluso cuando el entorno no es de lo más adecuado: la tele puesta, gente hablando, etc. Finalmente, bueno, esto puede parecer obvio, pero aún así merece la pena mencionarlo: leer mejora nuestra memoria. ¡Es así de simple! Y, claramente, esto está muy relacionado con lo que hemos visto antes de la ortografía y el vocabulario.

7. ¡Es (prácticamente) gratis!

¡Es cierto! Leer, al igual que el intercambio de idiomas, es barato, probablemente de lo más barato. Es verdad que comprar uno de los últimos bestsellers en nuestra librería local nos puede parecer algo caro, ya que pueden llegar a costar más de 20€. Pero piensa en las horas que pasamos leyendo un libro. Si haces unos cálculos aproximados, probablemente te darás cuenta de que pagas menos de un euro por hora de lectura. Es fantástico, ¿no crees? Por otro lado, existen maneras más baratas de conseguir buenos libros. Por ejemplo, tenemos los formatos electrónicos (.epub, .mobi, etc.) para libros electrónicos como Kindle. De hecho, comprar libros electrónicos no solo es más barato, sino que también es mucho más ecológico. Por otro lado, existen libros que podemos descargar de manera gratuita porque los derechos de autor han caducado. Y por último, existen numerosas tiendas físicas y online que venden libros de segunda mano a un precio muy asequible. Y si estás en un país como el Reino Unido, puedes visitar algún charity shop (tienda de caridad), donde suele haber una variedad de libros a un precio de risa.

Así que, ¿a qué esperas? Leer es divertido, mejora tus habilidades comunicativas y cognitivas, y es prácticamente gratis. Piensa en una actividad de ocio tan completa como la lectura. ¡Es imposible!

Si te ha gustado este post no dudes en compartirlo. Y si estás leyendo algo en este momento, déjanos un comentario con el título del libro o lo que sea que te guste leer.

1

5 objetos esenciales para cualquier intercambio de idiomas

Cuando vamos a realizar una sesión de intercambio de idiomas, siempre nos preguntamos cómo será nuestro compañero (si se trata de un compañero nuevo), si nos llevaremos bien con él o ella, si tendremos cosas de qué hablar, si el intercambio de idiomas irá bien, si cometeremos demasiados fallos al hablar, etc. La mayoría de estos problemas son casi completamente irrelevantes o simplemente irremediables. Sin embargo, hay una cosa que parece ser que a la mayoría de las parejas de tándem se les olvida, y es qué llevarse a la sesión de intercambio de idiomas. Por lo general, tendemos a ver el intercambio de idiomas como algo que nos ayudará a adquirir un idioma de forma inmediata, sin tener que preocuparnos por nada más. Pero oye, ¡Roma no se construyó en un día! Lo mismo pasa con el aprendizaje de idiomas: lleva tiempo, dedicación y herramientas de aprendizaje. Así que en este post os voy a hablar de algunos objetos (“herramientas”) que deberíamos llevarnos a cualquier sesión de intercambio de idiomas para aprovecharlo al máximo. Empecemos.

1. Papel y boli

Esto puede parecernos obvio (¡debería serlo!), pero creedme cuando os digo que no todo el mundo lo hace. Cuando estamos aprendiendo un idioma de manera consciente, es decir, estudiándolo, necesitamos escribir cosillas, tomar apuntes y esas cosas. Estas anotaciones pueden ser palabras, frases, consejos, recursos online, aplicaciones móviles, etc. Es más, incluso podemos dibujar cosas que hayamos aprendido durante la sesión de intercambio de idiomas para ayudarnos a memorizarlas más rápidamente. Si no apuntamos aquello que vamos aprendiendo, ¿de qué otra manera podremos revisar lo que hemos aprendido durante el intercambio de idiomas?

Obviamente, podemos cambiar el boli y el papel por una tablet o incluso un ordenador portátil. Pero debemos tener en cuenta que si vamos a hacer un intercambio de idiomas en una cafetería, algunos de estos objetos pueden ser un poco incómodos, especialmente si hay bebidas de por medio que puedan dañar nuestro aparato electrónico. Así que si te da miedo el tema de los líquidos o eres de la vieja escuela, que no se te olvide llevarte una bonita libreta y un buen bolígrafo a tu intercambio de idiomas. Así le sacarás todo el partido posible.

2. Diccionario bilingüe

“¿Perdona, qué? ¿Qué has dicho? No he entendido eso, lo siento.”

Durante un intercambio de idiomas nos puede ocurrir que aparezca una expresión o una palabra que simplemente no tengamos ni idea de lo que significa. En esta situación, un diccionario bilingüe nos puede sacar de algún que otro apuro, dándonos algún equivalente en nuestro propio idioma. Hoy en día, es mejor descargarnos alguna app en el móvil, que siempre lo tenemos a mano, que llevar un gigantesco diccionario en el bolso o la mochila. Personalmente, he de decir que a mí me encanta WordReference (mucho más que Google Translate), tanto la web como la app, ya que siempre nos da todas las posibles traducciones de cualquier término, dependiendo del contexto en el que la hayamos oído. Así que, si aún no la tienes, descárgate la app ya y utilízala durante cualquier intercambio de idiomas que realices.

3. Grabadora de voz

Imagínate que estás en casa y te quieres poner a repasar. Sacas la libreta del punto 1 para revisar los apuntes que tomaste durante el último intercambio de idiomas, y ¡zasca! Ves esto: “vegetables” (suponiendo que estés aprendiendo inglés). Y empiezas a repetir en voz alta: “velleteibol”, “velleteibol”, “velleteibol”… Pero algo no va bien. Algo SUENA raro. En realidad lo estás pronunciando fatal (¡sin ánimo de ofender!). ¿Y cómo podemos evitar que nos pase esto? Pues muy fácil, podemos llevarnos una grabadora de voz a nuestro intercambio de idiomas. Vale, es cierto, no todos somos periodistas  de película y vamos por ahí con una grabadora en el bolsillo. No, pero todos tenemos un smartphone, ¿verdad? Pues usémoslo para grabar la pronunciación de nuestro compañero de tándem, con su permiso, claro. Así que podemos preguntarle, “¿te importaría leer eso de nuevo para que lo grabe?”. De este modo, cuando lleguemos a casa podremos practicar una y otra vez con una pronunciación perfecta.

4. Tarjetas temáticas

Si hay algo que deberíamos evitar durante una sesión de intercambio de idiomas es ese típico silencio incómodo. Todos sabemos lo que es mirarnos las manos o a nuestro alrededor mientras intentamos pensar a toda velocidad algo de lo que hablar… Vale, sí,  y ¿cómo podemos evitar este pequeño inconveniente? Simplemente debemos prepararnos nuestro intercambio de idiomas de antemano. Existen muchísimas cosas que podemos hacer, pero una muy fácil que nos ahorrará esos silencios inoportunos es llevarnos una serie de tarjetas con preguntas o temáticas específicas. Existen muchísimas tarjetas de este tipo en internet aunque es aún mejor que nos las preparemos nosotros mismos. Por ejemplo, imaginaos que queremos trabajar el vocabulario del medio ambiente. En ese caso, podríamos preparar una serie de preguntas relacionadas con este tema. Por ejemplo, “¿Hay muchas inundaciones en tu ciudad cada año?” o, “¿Habéis tenido lluvia ácida alguna vez en tu ciudad?”. De este modo tendremos la oportunidad de practicar aquello que nos interese y nos aseguraremos un intercambio de idiomas sin esos malditos silencios incómodos.

5. Reloj

Una cosa que debemos tener muy presente durante cualquier intercambio de idiomas es que el tiempo de cada sesión es tanto nuestro como de nuestro compañero de tándem. No cometáis el error de pensar que sois la única persona que habéis acudido a aprender un idioma. O, si pensáis que vuestro compañero está acaparando un poco el tiempo de la sesión, no dudéis en hacérselo saber antes de que sea demasiado tarde.

La mejor manera de evitar que el tema del tiempo acabe siendo un poco incómodo es acordar la dinámica del intercambio antes de comenzar la sesión. Por ejemplo, si vamos a estar 60 minutos hablando, podemos dividir la sesión en dos partes de 30 minutos, o podríamos intentar cambiar de idioma cada 15 minutos, si así lo preferimos. Todo depende de nosotros y de nuestro compañero, pero nunca viene mal tener un reloj para ir controlando. Una buena idea es utilizar la función de cuenta atrás del reloj de nuestro móvil. Pero recordad, lo más importante, aparte de controlar el tiempo, es establecer la dinámica del intercambio de idiomas antes de comenzar la sesión. De esta manera evitaremos que el momento de cambiar de idiomas sea algo incómodo para cualquiera de los dos.

Así que no lo dudéis: para cualquier sesión de intercambio de idiomas, que no se os olvide ninguno de estos objetos. Os aseguro nos serán de utilidad y que harán que saquemos el máximo provecho a nuestro tiempo y a nuestra experiencia de aprendizaje.

Si te ha gustado este artículo y te han gustado estos consejos, no te olvides de suscribirte al blog y de compartir este post con tus amigos.

1